Estaba súper orgulloso de su playa. Era casi privada, por allí no pasaba casi nadie.

Tenía una pequeña choza cerca de la orilla y había descubierto que el mar se lo llevaba todo. Su playa era la más limpia del lugar. La resaca era muy fuerte a ciertas horas y ya sabía cuándo deshacerse de sus residuos tirándolos al mar. Desaparecían, el mar se los tragaba. ¡Agua salada bendita!

 

Unos kilómetros hacia el sur, Pepe no entendía nada. No paraba de limpiar su playa y siempre amanecía llena de basura. ¡Agua salada maldita!

 

 


 

Esta entrada participa en el blog de narrativa científica Café Hypatia con el tema #PVagua
 
 

Blog de Marcos Ruisaba

Sobre mí

Scroll to top

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information