Apagó la calefacción, parece que ya hacía más calor. Dejó un par de luces encendidas para cuando volviera y fue al trabajo en su coche. Eso de compartir es de parias.
 
Volvió a comer sus productos de importación, que son siempre mejores, y tuvo un antojo de naranjas. Seguro que alguien se las hacía llegar, aunque la primavera estuviese terminando.
 
El verano fue más caluroso de lo habitual, pero lo venció a base de aire acondicionado y viajes a la playa.
 
El otoño parece que se retrasaba...
 
Habían conseguido encender la calefacción del planeta. ¿Cómo la iban a apagar?
 
 

 


 

Esta entrada participa en el blog de narrativa científica Café Hypatia con el tema #PVclima.
 
 

Blog de Marcos Ruisaba

Sobre mí

Scroll to top

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information