Unos cuantos Scikus para la convocatoria #PVmicrobios

 

Tu microbiota.
Los microorganismos
somos órgano.

 

En nuestros intestinos tenemos un mundo microscópico viviente que condiciona en gran medida nuestro funcionamiento como seres humanos, se trata de la microbiota, una serie de bacterias, virus y otros microorganismos que aún no conocemos del todo y que hasta hace muy poco no los tomábamos en cuenta como parte de nuestro organismo, y mucho menos útiles para desarrollar diferentes funciones.

 Sin embargo los expertos hoy lo consideran incluso como un nuevo órgano cuyas funciones específicas son claves en el mantenimiento de nuestra buena salud. En cuanto a volumen o número principalmente se encuentra en el tracto gastrointestinal -desde la boca hasta el ano-, pero con mayor prevalencia en el intestino grueso. Eso no quiere decir que no tengamos en piel, cavidad oral, nariz, oídos, tracto urinario, vejiga y vagina.

 

No, no lo dudes,
en ese mundo micro
también vivimos.

 

Hasta que no empezaron a fabricarse microscopios no se conoció la existencia de los seres vivos microscópicos. Ello impedía explicar muchos fenómenos habituales como porqué se acidificaba la leche, a qué se debía el contagio de muchas enfermedades, o la fermentación de las bebidas alcohólicas.

En el siglo XVII, Antoni van Leeuwenhoek, un comerciante de telas holandés interesado en la talla de lentes, realizó multitud de observaciones a través del microscopio que el mismo fabricó. Utilizando sus lentes artesanales descubrió un mundo nuevo. Observó las fibras de la lana, el algodón, sus telas en general y después cuanto caía en sus manos. Un día se le ocurrió observar la lluvia bajo el microscopio. Lo que vio lo dejó maravillado: había un mundo de seres vivientes minúsculos, invisibles para el hombre. Vio que también la saliva, el sarro de los dientes, el vinagre y otros fluidos contenían estos "animálculos" (o "animalículos", nombre que él mismo les dio).

 

Microbios y más,
si no conviviésemos
¿Qué comerías?


La microbiota intestinal se encarga, entre otras funciones, de mantener el bienestar de la mucosa intestinal, de ayudarnos a digerir los alimentos y convertir los elementos dañinos en sustancias menos tóxicas.

Además, tiene otra función esencial en el mantenimiento y regulación de la barrera intestinal, así como en la activación de la respuesta inmunitaria innata. Y es que se calcula que en el intestino es dónde se encuentran un 60% de las células del sistema inmunitario, por este motivo, es uno de los órganos más importantes en el ámbito de la función inmunitaria de nuestro organismo.


¿Cuántas células?
¿Cuántas bacterias tengo?
¿Entonces qué soy?

 

Nuestra microbiota intestinal contiene 100 billones de microorganismos (lo que supone una cifra diez veces superior al número de células de nuestro cuerpo), incluyendo como mínimo 1.000 especies diferentes de bacterias que comprenden más de 3 millones de genes, 150 veces más que en el genoma humano. De hecho, la microbiota intestinal puede pesar hasta 2 kg. Por otra parte, un dato relevante es que solo un tercio de nuestra microbiota intestinal es común a la mayoría de la gente, mientras que los otros dos tercios son específicos en cada persona. En otras palabras, podríamos describirla como el carnet de identidad personal, ya que es única a cada individuo.

 

 

 


 

Esta entrada participa en el blog de narrativa científica Café Hypatia con el tema #PVmicrobios
 
 

Blog de Marcos Ruisaba

Sobre mí

Scroll to top

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive Module Information